Plegaria de Aspiración


Igual que los incontables hilos dorados que hay en un campo de maíz,
y el inmenso número de gotas de lluvia que componen un solo océano.
O la multitud de trémulas estrellas que habitan el cielo de medianoche,
y las miríadas de partículas de piedra que forman una montaña.
Igual a todas estas cosas, multiplicadas por millones,
son los beneficios que ofrece la comunidad de la Abadía Sravasti.
Sólo por escuchar el nombre: Sravasti,
o por ser testigo de las acciones puras de su comunidad,
o por escuchar las enseñanzas parecidas al néctar que se imparten en ese lugar,
que el corazón de incontables seres despierte a la Bodichita,
y que interminables océanos de almas realicen la naturaleza búdica.
Que la contribución de una plegaria, pronunciada con una mente humilde,
sea la causa de incontables renacimientos en una preciosa vida humana.
Que la contribución de una acción llevada a cabo con alegres manos,
sea la causa para que incontables corazones despierten a la compasión.
Que la contribución de un centavo ofrecido con un corazón puro,
sea la causa para la iluminación de incontables seres sensibles.
Puesto que ninguna acción, cuando se hace para el beneficio de los demás,
deja de manifestar sus méritos de formas maravillosas.
Que la Abadía Sravasti, la flor de néctar en lo alto de la colina,
siga floreciendo con vibrantes pétalos de veracidad,
y que cada uno de nosotros podamos cultivar el más profundo deseo
de regarla y cuidarla, para que esas magníficas flores
sigan creciendo